Google en las mismas prácticas que Microsoft

Los que ya tenemos unos años recordamos las «browser wars» entre Internet Explorer de Microsoft y Netscape de Netscape Communications. En aquel entonces Microsoft, que ya era acusada de monopolio, fue también acusada de competencia desleal por vender todas las versiones de su sistema operativo Windows con su navegador instalado por defecto. Recuerdo también que por aquel entonces alguien tuvo sus cinco minutos de gloria al mostrar que no era posible desinstalar Internet Explorer sin dejar inservible el sistema operativo.

Microsoft tuvo que afrontar juicios que iban desde demandas multimillonarias a la demanda por monopolio del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Para salvarse de esta última, la más grave pues amenazaba de dividir la compañía en varias, inyectó dinero en la moribunda Apple para que pudiera seguir existiendo una alternativa, aunque mínima, pero eso ya es otra historia. Paralelamente a estas demandas, habían juicios paralelos donde diferentes comunidades, como la hacker, acusaban a Microsoft de lo peor.

Curiosamente, hoy en día estamos viendo la misma obra pero interpretada por diferentes actores y esta vez el protagonista sale mucho mejor parado del juicio popular y el legal ni existe. Actualmente el ordenador de todos es el móvil (y sus prestaciones son incluso superiores a los ordenadores de la época), Android es Windows, Google Chrome es Internet Explorer y obviamente Google es Microsoft. Apple se interpreta a si misma en ambas partes pero en esta última su papel ha pasado de secundario a estar con los protagonistas.

Continuando con los paralelismos, todos los Android traen por defecto Google Chrome instalado y en ninguna de las versiones de Android donde lo he probado, 4.4 y 6.0, puede el usuario desinstalarlo. Como se puede ver en los siguientes pantallazos, la opción de desinstalar brilla por su ausencia:

Googe Chrome en Android 6.0 Marshmallow

Android 6.0 Marshmallow: Keep in the know, with Google Chrome.

Google Chrome en Android 4.4.2 Kit Kat.jpeg

Google Chrome en Android 4.4.2 Kit Kat tampoco se puede desinstalar, como los buenos virus.

En definitiva, pasan los años y se repite la misma historia con diferentes actores pero esta vez el desenlace en absoluto es trágico para el protagonista. Tal vez sea debido, como comentaba en otro artículo acerca de las prácticas de Google con su Gmail, a que más vale caer en gracia que ser gracioso. Don’t be evil.

Leyendo Don’t make me think

Hace años que no leo nada acerca de usabilidad, desde que finalicé los estudios. Ahora estoy leyendo «Don’t make me think, Revisited» de Steve Krug, un reputado especialista en usabilidad. Es la tercera edición que el autor hace del clásico que publicó en el año 2000. En esta nueva edición hace un repaso sobre los mismos principios añadiendo la usabilidad web para móviles y poniendo ejemplos más actuales.

Bastante ameno y muy ilustrado, no se trata de un extenso tratado sino de un compendio de los aspectos más importantes de la navegación y distribución de la información.

En vez de extenderme más en la descripción del libro pondré un ejemplo de su utilidad. Varios de los estudios que el autor ha hecho para sus clientes han incluido la observación del uso que diferentes usuarios dan a su web. Puede llegarnos a sorprender el modus operandi de algunos usuarios pues tendemos a pensar que la forma en que nosotros usamos una web es la más lógica o intuitiva y por lo tanto también la más común. Sólo darse cuenta de como caemos en este error compensa el tiempo y el dinero que cuesta el libro.

Leí en algún sitio que si sólo fueras a leer un libro sobre usabilidad debería ser este. Pues eso, imprescindible para diseñadores y desarrolladores web.

Las citas espirituales de Notepad++

Una vez más, en la última actualización rutinaria de Notepad++, miro de reojo el log de bugs arreglados y mejoras y me encuentro otra sorpresa. (Voy a tener que dejar de mirarlo).

  1. Fix bug: language menu item is restored back on the wrong zone.
  2. Add a spiritual quote.

Un par de días después, en un rato libre, me lanzo a buscar dónde ver esas citas que elevarán mi espíritu cuando esté obligado a programar en Windows y encuentro que para verlas debe lanzarse Notepad con el parámetro «qnrandom»:

c:\Program Files (x86)\Notepad++>notepad++.exe -qnrandom

Atención a lo que pasa, al elevado apoyo espiritual que aportan las citas y al tiempo libre que tienen algunos programadores:

Juro que yo no escribo, escribe Notepad, yo sujeto el móvil. :-O


Editado el 27/03/2018:

Nueva actualización y nueva frikada. ¡A este paso va a hacer falta una sección propia!

Yahoo toca fondo

Verizon ha comprado Yahoo, y encima lo ha logrado con una rebaja importante por la devaluación sufrida al conocerse las vulnerabilidades de seguridad que permitieron el robo de los datos de millones de usuarios.

De ser una de las grandes de Internet, pero con miedo a Microsoft, a ver como primero Google, y después otros, la pasaban a toda velocidad dejándola en la cuneta. Querer ser una compañía de contenidos, quitar el control de los productos a los programadores para dárselo a diseñadores y jefes de proyectos fue el principio del fin.

Según leí en su momento, las pérdidas de datos de sus usuarios fueron debidas a priorizar el volumen de tránsito por encima de todo, incluida la seguridad, a pesar de las advertencias de los técnicos. Eso ya fue el fin.

Muy interesante el ensayo de Paul Graham, ex-empleado de Yahoo, que leí hace años, para conocer los barros que la llevaron a estos lodos.

Google deja de leer Gmail

Google ha anunciado recientemente que ya no escaneará los emails de los usuarios de Gmail:

Google has decided to follow suit later this year in our free consumer Gmail service. Consumer Gmail content will not be used or scanned for any ads personalization after this change.

Algo que no hacen ni Yahoo ni la compañía más criticada en el pasado reciente por sus prácticas: Microsoft. ¿Qué hubiera pasado si fuera Microsoft la que lee los emails de Hotmail (ahora Outlook)? Probablemente muchos hubieran puesto el grito en el cielo. Pero para Google hay otro rasero.

Cuando hace bastantes años atrás leí que «Don’t be evil» (no seas malvado) es su lema para la conducta interna me llamó la atención leer tantas opiniones favorables a Google, como si fuera fuente de toda virtud. Fui un poco escéptico y pensé que Google, como todas las grandes empresas, tiene como objetivo rendir beneficios a sus accionistas; ni es una ONG ni son las hermanitas de la caridad. El caso es que su estrategia de marketing les funcionó porque durante años todos los usuarios de Gmail hemos estado conformes con que Google escaneé nuestros emails para ofrecernos una publicidad más personalizada. Como bien dice el refrán: más vale caer en gracia que ser gracioso. Google supo desde el principio que no bastaba con tener la mejor tecnología.

Zen, matemáticas y la paradoja de Sorites

Montón de arena o duna o n granos de arena

¿Montón de arena? ¿Duna? ¿N granos de arena?

Hace años leí algunos capítulos de un fragmento de un libro Zen escrito en algún momento entre los siglos XVI y XIX, ya no recuerdo, de la escuela Soto o Rinzai, tampoco lo recuerdo, de un autor que, como probablemente habrás adelantado, tampoco recuerdo, pero sí, era japonés. En definitiva, muy Zen todo. Lo que sí recuerdo bien es un símil realizado con la evolución de un fuego recién empezado con unos leños hasta su consumición completa. ¿En qué momento podemos decir que dejaron de haber leños para haber sólo ceniza? Creo que con este ejemplo el autor quería hacer notar las limitaciones que nuestros conceptos mentales tienen para ayudarnos a entender la realidad.

Bastantes años después he caído, navegando por Internet, en la paradoja de Sorites. Esta paradoja entiendo que quiere hacernos caer en la cuenta de algo muy parecido, poniendo como ejemplo no la combustión de un pequeño fuego sino un montón de arena. Sorites es como se pronuncia en griego σωρείτης palabra que significa montón o cúmulo. La paradoja parte del hecho de que estaremos todos de acuerdo en que:

  1. Dos o tres granos de arena no son un montón.
  2. 100.000 o 1.000.000 sí lo son.
  3. Si dos o tres granos de arena – llamemos n a esos dos o tres – no son un montón, tampoco lo serán n+1
  4. Un montón de n granos no dejará de serlo por quitarle uno (n-1)

Mediante inducción matemática se comprueba que la primera y tercera característica niegan la segunda, es decir, que 100.000 granos (ni un millón) forman un montón.

Llamemos a ser un montón tener la propiedad P. La primera característica nos dice que para n = 1 no existe la propiedad P, y que tampoco existe para n = 2 ni para n = 3. La tercera nos dice que dado que Pn no es un montón tampoco lo será Pn+1 = n+1 Tenemos:

  1. ¬P(1)
  2. ¬P(2)
  3. ¬P(n) ⇒ ¬P(n+1)

Supongamos que hay un número mínimo de granos de arena a partir del cual sí se verifica P, llamaremos m a ese número. Tenemos entonces que m-1 no es un montón y a partir de m granos sí lo es. También sabemos por la característica 1 que m > 1 y por la 3 sabemos que m -1 debe cumplir:

P(m-1) ⇒ P(m -1 + 1)

Es decir, que P(m-1) = P(m) y esto es una contradicción pues hemos impuesto que m es el elemento mínimo a partir del cual tenemos la propiedad P (es un montón) y por debajo de m granos no tenemos esa propiedad.

Por el mismo método de la inducción matemática se demuestra a partir de las características segunda y cuarta de un montón que la primera es falsa, es decir, que tan solo dos o tres granos de arena sí son un montón. Incluso que ningún grano también lo es.

Por lo tanto, no sólo conceptos como la belleza o la armonía son difíciles de definir, sino que identificar conceptos que representan objetos físicos como la madera o la ceniza, incluso los medibles como la gordura o la delgadez (peso), o un montón (número de elementos que lo forman) nos pueden resultar evidentes cuando realmente no lo son.